top of page

Garet Garrett era un defensor de la libre empresa que adoraba la magnificencia del genio americano del progreso.

Garet Garrett era un defensor de los negocios que creía en obtener beneficios a la antigua usanza.

Garet Garrett era un libertario que deploraba el auge del gran gobierno.

Garet Garrett era un constitucionalista que se horrorizaba de cómo los presidentes y los congresos destrozaban el documento en tiempos de crisis económica y de guerra.

Garet Garrett fue el último de los grandes liberales de antaño que se opuso al estado de bienestar de FDR.

Por encima de todo, Garet Garrett era un brillante estudiante de la experiencia americana que podía contar una historia como nadie de su generación.

El último libro de Garet Garrett fue su propio relato de la historia de Estados Unidos, con un enfoque especial sobre las tecnologías y las personas detrás de ellas que transformaron la vida de la gente común, junto con una historia implacable y que dice la verdad sobre el ascenso del Estado.

Este ha sido el tema de toda su obra, desde sus novelas de los años 20 hasta su alegato contra el New Deal en los años 30. Su última obra cuenta la historia del pueblo estadounidense como nunca se ha contado, desde un primer experimento de libertad y la lucha contra los poderes de Washington que intentaron suprimir esa libertad, hasta los inicios de una Guerra Fría que se pudo evitar.

Las imágenes que el autor imprime sobre la mente en La historia americana —una biografía completa de un país— son vívidas y reveladoras, el producto de toda una vida de estudio y la sabiduría de la edad.

El Wall Street Journal calificó este libro como «probablemente el ensayo histórico largo más brillante sobre Estados Unidos que se haya escrito jamás».

Un libro tan grande debería haber sido leído por todos los estudiantes de secundaria de Estaados Unidos, pero en cambio tuvo una muerte prematura. La cultura política de la época lo consideró inadmisible con demasiados pensamientos impensables. Garrett le pareció al movimiento conservador en ciernes demasiado erudito y con demasiados principios para encajar en el plan de organización de los nuevos tiempos. Se le dejó para que escribiera para la posteridad.

Fue el Instituto Mises quien reeditó esta obra maestra más de 50 años después de su rápida aparición. Es el tipo de libro que cambia la forma de pensar sobre nuestra propia historia, y que celebra la sabiduría de un gran ensayista y novelista estadounidense.

Comienza en la época colonial para ilustrar la cultura que dio forma al país: «Si los norteamericanos iban a apoderarse de este continente para sí mismos, hacerlo con sus propias manos, y hacerlo antes de que un mundo hambriento de tierra pudiera ver demasiado, tenían que darse prisa».

«Sin embargo, después de haber realizado esta increíble hazaña, después de haber unido su continente con bandas de acero y de que fuera totalmente seguro, aún así su disputa con el tiempo continuó. Cuando eran cincuenta millones, luego cien millones, y ya el pueblo más rico del mundo, todavía sus mentes estaban obsesionadas con inventos de métodos, dispositivos y máquinas que ahorraban tiempo, como si supieran cuánto más había que hacer y tuvieran miedo de no poder hacerlo a tiempo».

La historia americana — Garet Garrett

21,90 €Precio